Conociendo al Padre Nicolás, un hombre entregado a Dios

IMG_2127
Don Nicolás en el metro de Madrid

3 de julio, 10:30 am. Entro en el tren de la línea 9 del metro de Madrid para ir a mi universidad, tengo un examen de recuperación. Cuando subo en el vagón veo que hay un sacerdote -a juzgar por su aspecto, anciano-. Vamos todos de pie, puesto que el metro va bastante lleno. En una de las estaciones baja bastante gente y ofrezco, antes de sentarme, un asiento que queda libre al sacerdote anciano. Llevaba una gorra y unos papeles en su mano -posteriormente he conocido que eran informes médicos, pues tenía cita en el hospital-. Rechaza mi oferta de tomar asiento, le hago una foto pues me gusta su generosidad en ese momento y se baja tranquilamente varias paradas después. Cuando llego a casa por la tarde, reflexiono sobre la foto y decido subirla a Facebook acompañada de un breve texto que explicaba mi anécdota con este religioso.

4 de julio, 8:00 am. Me despierto y enciendo mi teléfono. Cual es la sorpresa que la foto del sacerdote en el metro, ¡ya va por más de 5.000 me gusta! No doy crédito cuando mi foto con más ‘Me Gusta’ de Facebook no alcanzaba los 200. Entonces entiendo que el hombre propone y Dios dispone, claramente. Empiezo a asimilar lo que está pasando y me pellizco pues me parece una broma. Van pasando los días y la foto va adquiriendo más likes y compartidos, me empiezan a llamar de periódicos extranjeros, se empieza a publicar en algunos medios, y veo como de forma progresiva los likes van aumentando… 10.000, 15.000, 20.000, hasta acabar finalmente en 55.000.

Pasada una semana más o menos, se pone en contacto conmigo una agencia de noticias católicas, ACIPRENSA, me llaman desde Perú y gustosamente les concedo unas declaraciones, con una condición, que me ayuden a encontrar al sacerdote del metro, pues quiero conocerle y comentar con él lo que ha pasado con su foto. Consiguen entrevistarlo y me pasan el contacto.

Processed with Moldiv

Pasa el verano… y cuando llego a Madrid empiezo a organizarme para visitar al padre Nicolás, un sacerdote del Opus Dei. Le escribo un email a su dirección de correo electrónico y  me facilita una pista: la parroquia donde celebra misa por las mañanas. Voy el viernes 25 de septiembre, pero me dice una amabilísima sacristana que Don Nicolás tenía cita con el médico y que se acababa de ir, yo (un poco decepcionado) le digo que no se preocupe, que ya vuelvo mañana. Al día siguiente me desperté antes de la hora que tenía prevista en mi alarma y fui a la parroquia del Cristo de Ayala, donde se encontraba Don Nicolás. Cuando pasé el umbral de la puerta de la Iglesia, lo primero que vi fue a él, iba caminando lentamente con un rosario en la mano. Me acerqué, le dije quién era y, con mucha simpatía, me recibió en su despacho y comenzamos a hablar.

Estuvimos hablando sobre su vida, la mía, las cosas de Dios, de la Iglesia. Él me comentó que le parecía una barbaridad el impacto que había tenido su noticia, pues era un gesto “muy normal”. Pero yo afirmé que había visto en ese gesto tan normal lo que Dios nos pide a todos todos los días. En mi parecer, no quiere grandes obras, sino pequeños detalles llenos de buena fe. Considero que la santidad es algo que se adquiere a diario, con gestos de amabilidad con la gente, de cariño, de generosidad, de entrega… Y ciertamente, que un sacerdote mayor vaya de pie en el metro para que vayan sentados personas jóvenes y sanas, es un acto muy generoso.

Don Nicolás nació en Úbeda, no importa la fecha, y a los tres meses se mudó a Madrid por motivos laborales de su padre, estudió en el colegio la Sagrada Familia, posteriormente Química en la Universidad Complutense de Madrid. En el año 1960, descubrió el Opus Dei, una obra que había fundado un sacerdote llamado Josemaría Escrivá de Balaguer, San Josemaría actualmente. Cuando descubrió la Obra, decidió asistir a más reuniones y finalmente encontró vocación como numerario, para terminar yéndose a Roma en 1966  donde comenzó la preparación de sacerdote con los estudios de teología. Durante su estancia en Roma, Don Nicolás trabajó en un estudio de fotografía. En el año 1973 volvió a España, a Pamplona, para hacer su tesis doctoral y ordenarse definitivamente como sacerdote, seguidamente lo trasladaron en el año 1974 a Sevilla.

Iphone 6 004
Selfie con Don Nicolás

A partir de ahí, su vida empezó a girar en torno a Sevilla, Córdoba, Jerez… Donde dedicaba su tiempo a las distintas labores que tenía como sacerdote. Pero todo cambió en el año 2004, se encontraba viviendo en Sevilla cuando le detectaron un cáncer de piel, estuvo un año recibiendo tratamiento en el hospital Virgen Macarena de Sevilla y luego se mudó a Madrid, donde seguiría con las sesiones de quimioterapia. Finalmente se curó, pero afirma que “la recuperación fue dura”. Los tratamientos de cáncer te queman por dentro y recuperarse de forma bien es duro y difícil. Actualmente el Padre reside en Madrid donde atiende una residencia de ancianos en Vallecas y la parroquia del Cristo de Ayala. Se mueve siempre en transporte público, ya sea metro o autobús, desde Moratalaz, donde reside, hasta Vallecas y hasta el centro. Y siempre va de pie.

Es un hombre consciente de los problemas de la Iglesia y lo que más le preocupa es el poco relevo generacional, la falta de vocaciones. A pesar de su edad, es un hombre joven, atiende una residencia de ancianos donde los contagia a todos con su espíritu juvenil y alegre. Es un sacerdote que pisa firme y que ha dedicado toda su vida a Dios. Dentro de un mundo en el que tan valorado está todo lo superficial y la cultura del ego, me gusta contar historias de gente anónima que viven por y para los demás, y no para sí mismos. Personas de las que tenemos que aprender. Claramente hay sacerdotes buenos, regulares y malos, como todo en la viña del Señor, pero es indudable que lo malo siempre tiene más eco que lo bueno y yo creo que para hacer que la gente se contagie de bien, también hay que ser altavoces del bien, difundiendo el ejemplo. En la Iglesia abunda la gente buena y siempre debemos recordar que “no es un museo de santos, sino un hospital de pecadores”.

Espero que os haya gustado este post. Hasta la semana que viene, ¡Gracias por leerme! Y espero vuestros comentarios.

Pepe Luis.

Anuncios

31 thoughts on “Conociendo al Padre Nicolás, un hombre entregado a Dios

  1. Que maravilla! Maravilla de historia y de protagonista. El Padre Nicolás, desde luego que es un gran ejemplo de persona humilde ante Dios. Y sí, tienes razón con que la Iglesia “no es un museo de santos, sino un hospital de pecadores”; de echo, hace unos días nos reunimos con jóvenes de la parroquia para darles testimonio, y ese fue uno de los mensajes: no vamos a la iglesia por ser buenos o no, sino porque nos equivocamos y necesitamos de esa amistad con Cristo. En definitiva…
    Enhorabuena por este post y, como ya te dije, por hacer este buen camino de testimonio!!

    Un abrazo!
    Blanca

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Blanca!!!!

      Siento mucho la tardanza en contestar. Aún estoy asimilando el éxito de este post… Lo cierto es que es una historia preciosa, y que la gente siempre tiene sed de Dios y es atraída al bien. Me alegro muchísimo que te haya gustado. Hoy publico una entrevista que es muy bonita. Un saludo grande.

      Le gusta a 1 persona

  2. Qué bueno que todavía haya periodistas que transmitan la Verdad, la belleza de la Verdad. “El mundo tiene hambre de Infinito y sed del cielo; las creaturas nos atan a lo efímero y nos vamos perdiendo en el tiempo.” (Liturgia de las horas para los fieles; 30/9 laudes, “Común de doctores de la Iglesia”) Cuánta verdad en esta frase. Por eso ¡Felicitaciones desde Argentina! A no dejar nunca la Gracia de Dios, que es la fuerza y la causa de todas nuestras acciones. Saludos en Cristo y María Reina.
    AMDG

    Le gusta a 1 persona

  3. que bonita historia!! Don Nicolás, el vivo ejemplo de buen cristiano, todos podemos llegar a ser buenos si dejamos a un lado el materialismo y la codicia, siempre pienso en que cuando morimos nada nos llevamos, pero nuestras obras quedan grabadas en las memorias de quienes compartieron nuestras vidas, hoy en día vivimos preocupados por cosas banales en vez de pensar en los demás.
    Gracias por compartir esta historia!! Mis oraciones también serán para este buen sacerdote. =)
    Saludos desde Ecuador

    Le gusta a 1 persona

  4. Cuánto bien me ha hecho leer la historia de un hombre de bien; de alguien que piensa en los demás y que mediante pequeños sacrificios y detalles da testimonio de fe y amor por los otros.
    Gracias Pepe Luis por lo que compartes y porque tu acción traspasa fronteras y tiende puentes. Desde República Dominicana agradezco mucho la foto y tu entrevista. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Excelente, Gracias por contactarte con El Padre Nicolas. Te felicito por el post. Pero mas felicito al Padre Nicolas, un verdadero hombre de Dios, con gran sabiduria, solo venida de Dios.
    Que Dios Le Bendiga en Abundancia y Siga utiluzandolo para traer mas obreros para trabajar el la Viña Del Señor.
    Cuanta verdad con lo que dice acerca de las vocaciones, hay que Orar, pero sin dejar de actuar. Padres, seamos consientes de esa Gran necesidad de vocaciones.
    Recibe un Abrazo desde Denver, Colorada

    Le gusta a 1 persona

  6. Que hermosa historia!
    La presencia de Dios esta en nuestro día a dia en personas que Él mismo pone en nuestro frente para conocerle y sentirlo en nuestro corazón, testimonios de vida hechos de amor. Y tu Luis también eres uno de ellos. Felicitaciones y bendiciones.

    Le gusta a 1 persona

  7. Soy sacerdote y me duele inmensamente como le duele a todo el mundo cuando por un equivocación de alguno de nosotros trapear el piso con todos los sacerdote. Por eso esta publicación me anima a ser también en el anonimato de mi sacerdocio un imitador de Cristo. Recen por mí por favor, estoy iniciando en Roma estudios de PASTORAL DE LA IGLESIA, soy de COLOMBIA de la Arquidiocesis de Bogotá pero nacido en MARQUETALIA CALDAS

    Le gusta a 1 persona

  8. Pepe Luis te felicito por esa sensibilidad ante los acontecimientos cotidianos que tocan tu corazón y razón y luego lo compartes, como nos enseña la Iglesia el mal nunca tendrá la última palabra, gracias al padre por su entrega y a vos por compartir, el texto de las vocaciones muy bueno. Bendiciones

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola Pepe Luis, te felicito por tan bonita historia, ademas te felicito que siendo tan joven estes lleno de cosas bonitas, de ver cosas maravillosas en pequeños detalles, en lo cotidiano, el padre es ejemplo para muchos jovenes, ojala y todos tuvieramos un poco mas de gentileza para poder hacer cosas grandes…

    Le gusta a 1 persona

  10. Muchísimas gracias por tan hermosa historia!!!! me sorprende gratamente que siendo tan joven transmitas tanto con tu narración… eres genial!! y gracias por darnos a conocer la bondad de la gente… que Dios te cuide y te bendiga siempre y sigas regalándonos bellas historias… te mando un abrazo desde Monterrey, N.L. MEXICO!!

    Le gusta a 1 persona

  11. hola soy de argentina y es hermoso ver que una persona joven pudo descubrir en un simple gesto la generosidad y dar a conocer la vida de este sacerdote que como dice el papa francisco vive su sacerdocio con entrega , humildad y junto al pueblo siendo un pastor con olor a oveja y a vos pepe muchas bendiciones , sos un joven que mira con los ojos del corazon

    Le gusta a 1 persona

  12. Dios bendiga a todos los sacerdotes dedicados, gentiles y bondadosos que entregan tanto de sí mismos. Esos que se privan hasta de sus necesidades básicas (dormir, comer) porque están constantemente desempeñándo sus servicios, guiándonos, instruyéndonos y sirviéndonos El Pan de vida Eterna! Gracias por compartir esta pequeña historia…pues con estos detalles, es que podemos ver y apreciar todo lo que día a día nos dan.

    Le gusta a 1 persona

  13. Me encanta ver eso ! que los chicos asi como pepito respeten los hombres de Dios ,con ellos se aprende mucho ,los curas son felices alegres siempre con buen entusiasmo acerca a las cosas Dios ,….si hubieran mas pepitos ….dejarian de existir sextas extrañas …por que el hombre tiende mas a buscar lo malo ….Dios bendiga a pepito a todos los jovenes que son sencible al llamado de Dios y a su obra

    abrazo enorme !!

    Le gusta a 1 persona

  14. Buenas!
    Estaba estudiando y buscando información cuando he visto el enlace a esta entrevista y he entrado en tu blog.
    Me sorprende que algo tan normal pueda haber llamado tanto la atención; posiblemente estemos demasiado acostumbrados a otro tipo de historias, por modas o complejos.
    Enhorabuena por tener tan claros tus valores y sobretodo la valentía de defenderlos con esa sensibilidad y cercanía.
    Creer en algo y defenderlo es vivir en uno mismo y no en los demás, por eso y aunque
    no soy de comentar espero que sirva para animarte ha seguir haciendo lo que haces y que tengas éxito!!

    Saludos.

    S.PR

    Me gusta

  15. ¡Me da gusto que este post haya sido un éxito! Les invito a buscar la dirección espiritual de sacerdotes como este. Hay centros de Opus Dei en muchas partes del mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s