Manzanares, un año de vida eterna

Los avatares de la vida han hecho que el primer aniversario del fallecimiento del gran Maestro José María Manzanares coincida con mi veinte cumpleaños. Así que, motivado por mi infinita admiración hacia él, mi cariño hacia sus hijos y mi pasión por la tauromaquia, he considerado oportuno dedicarle ésta publicación.

Para esta ocasión, viene como anillo al dedo este popular refrán: “Es de bien nacidos el ser agradecidos”. Hace dos años, concretamente el 19 de mayo de 2013, Dios decidía llevarse al cielo a mi abuelo Pepe Luis. En ese momento de dolor y desconsuelo, pude emocionarme profundamente con muchas cosas que publicaron sobre él en la prensa. Pero sin duda de todas las publicaciones, hubo una muy especial y que me desgarró el alma por su calidad, por su sentimiento y por su brillante escritura. Esa fue la que mi amiga Yeyes Dols, hija del Maestro Manzanares, dedicó a mi abuelo en su blog, que por cierto, tuvo muchísimo éxito. Hoy quiero aprovechar que tengo este pequeño espacio para “devolverle” ese regalo de la misma forma, escribiendo. Aunque me puso el listón altísimo, porque ella ha heredado el arte de su padre para todo lo que hace. Bueno… Como dice mi Yeyitas: ¡¡¡¡¡AL LÍO!!!!!

ENCABEZADO
El blog de Yeyes Dols

Todo empezó en el año 1953, en Alicante. La tauromaquia atravesaba una época dorada, empezaban a despuntar figuras como Antonio Ordónez -que marcó mucho la personalidad del Maestro Manzanares-, otras, como Pepe Luis, se retiraban por primera vez y el escalafón lo completaban genios de la talla de Luis Miguel Dominguín o Antonio Bienvenida. En aquella época gloriosa de nuestra fiesta más popular, nacía el 14 de abril José María Dols Abellán, conocido como José María Manzanares. Su padre, Pepe Manzanares, un hombre muy bohemio y apasionado, no logró cumplir su sueño de ser figura del toreo, pero fundó una de las dinastías más importantes en la historia de la tauromaquia, no por la cantidad pero sí por la calidad de sus integrantes.

No es casualidad que el alicantino más sevillano naciese en una tarde de abril, como canta  Alejandro Sanz. Es el principio de una historia de un amor. Su muerte fugaz, como las tardes de abril, se produjo cuando nadie lo veía, sin hacer ruido. Nunca vivió la vida deprisa, al contrario, con la fuerza del corazón cosechó una vida muy intensa. “No tenéis que estar tristes porque vuestro padre vivió una vida que cualquiera tendría que nacer veinte veces para vivirla e igual no llega”, comentaba Alejandro Sanz a modo de consuelo a los hijos del Maestro.

En verano de 2011 mi pasión por Josemari (hijo) había ido creciendo junto a mi afición, que empezaba a florecer. Iba con mi padre camino de Linares, a verlo torear. Nos paramos a tomar un café antes de la corrida en el hotel de los toreros y al salir de la cafetería vi que mi padre estaba hablando con un señor muy elegante que iba acompañado por su hija. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando vi que era el mismísimo José María Manzanares padre! Recuerdo perfectamente la sonrisa que se me dibujó en la cara y el gran cariño con el que nos trató el Maestro. Desde entonces tuve la suerte de hablar con él en varias ocasiones. Era de pocas palabras, pero todo lo que hablaba te llenaba como si hubiese dado un discurso.

papa embistiendo 3073
El Maestro Manzanares con sus hijas Ana y Yeyes. (FOTO: El Blog de Yeyes Dols)

Alguno de vosotros imagino que no seréis muy aficionados a la tauromaquia, así que voy a intentar hablar sobre la carrera del Maestro, que se vistió de luces por primera vez el año 1969, en Andujar. Debutó con picadores el 15 de mayo de 1970, en Benidorm (Alicante). Tan solo un año después recibía la alternativa el día de San Juan en su Alicante natal, de manos de Luis Miguel Dominguín y con el Viti como testigo. El 18 de mayo de 1972 confirmaba su alternativa en la plaza de toros de Las Ventas, Madrid, con toros de Garzón y con Palomo Linares como padrino y Eloy Cavazos de testigo. Con 24 años se consagró como torero liderando el escalafón con 86 tardes en el año 1977. Su primera Puerta Grande en las Ventas llegó en el año 1978, al cortar tres orejas a una corrida de González Sánchez-Dalp. LAS MEJORES SINTETIZADAS

A partir de ahí comenzaba una carrera larga, intermitente y llena de éxitos. Desarrolló un toreo único, su forma de ejectuar el toreo fue inigualabe. Era muy completo: artista, natural, templado, profundamente técnico, valiente, innovador. Su gran espejo, del que aprendió muchas cosas, fue el Maestro Antonio Ordóñez. Mi abuelo siempre me comentaba la importancia de tener en quien fijarse para después desarrollar tu propia personalidad, un objetivo más que conseguido por parte del Maestro Manzanares, que ha sido, es y será torero de toreros. Una distinción al alcance de muy pocos. Su secreto estaba en infundir naturalidad a la técnica más precisa, el arte espontáneo, la torería innata, el temple privilegiado… No podía ser de otra manera. Era artista y entre sus mejores amigos se encontraban genios históricos como Camarón de la Isla, Paco de Lucía o el Turronero.

Se casó con Yeyes Samper, la mujer de su vida y madre de sus cuatro hijos, en el año 1977. Fruto de ese matrimonio nacieron: Ana que tiene una sensibilidad inmensa, todo lo que hace destila arte y sentimiento. Yeyes, solo decir que es el vivo retrato de su padre y con eso ya lo digo todo… Josemari, el único hijo de torero que ha llegado a la altura del padre. Y Manolo, el torero a caballo.

manolito papa y yo076
José María Manzanares con Yeyes y Manolo. (FOTO: El blog de Yeyes Dols)

Durante los años 80 se convirtió en figura indiscutible del toreo, compartía cartel con grandes Maestros como Dámaso González, Niño de la Capea y Julio Robles, entre otros. En el año 1988, Manzanares enloqueció Sevilla con un quite, todos hablaban de “la chicuelina de Manzanares”, con la mano baja, muy baja. Aunque sólo salió una vez por la Puerta del Príncipe, Manzanares era un torero de Sevilla, la ciudad con un río que quiso ser mar. Como cantaba el Turronero, hasta la Macarena le decía “Yo quisiera ser tu mare”. Manzanares abdicó la corona en su hijo, Príncipe de Sevilla. Su relación con la afición de Madrid fue de amor-odio. En mi opinión, injustificada. Un pequeño sector de la plaza no terminó de entender la técnica superior del Maestro, pero demostró su maestría abriendo la Puerta Grande de Las Ventas en tres ocasiones.  

Image
De izq a decha: Don Eduardo Miura, José Mari Manzanares y Pepe Luis Vázquez

A mediados de los 90, Manzanares sorprendía llevando el temple a su máxima expresión. Su carrera fue un continuo crecimiento, nunca paró de mejorarse. Fue en el año 1996 cuando decidió que había que poner fin a su carrera y anunció que en Sevilla y México diría ‘hasta siempre’ a la afición española y americana. Pero no fue así… El Maestro nació, creció y murió por y para el mundo del toro. Era su vida, su pasión. Y lo que parecía ser un hasta siempre se convirtió en un ‘hasta luego’, pues continuó toreando hasta el año 2006 cuando se retiró definitivamente en Sevilla. El Maestro no podía vivir sin torear.

En el año 2003 tomó la alternativa José María Manzanares hijo. Nacía una nueva ilusión, el hijo del cuerpo comenzaba su andadura en los ruedos. Su padre, que llevaba dos años retirado, no quería dejar solo a su hijo y reapareció en el año 2004. Compartió cartel en alguna ocasión con JMM y cosechó faenas de gran profundidad. En el año 2005 Manzanares firmó la que para mí es su mejor faena. El poso que le habían dado los años, su infinita Maestría, su temple, su naturalidad, su conocimiento extremo de la técnica y la colocación y su espontaneidad, le llevaron a alcanzar la cima con una faena en Algeciras al toro Andadoso, de la ganadería de Núñez del Cuvillo. Todavía está terminando algún natural que empezó aquella tarde… Os dejo el enlace para que todos podáis disfrutar esa faena: 

Última Puerta Grande del Maestro
Enrique Ponce lleva al Maestro a hombros en su última tarde en Sevilla

Recuerdo perfectamente la última vez que crucé palabra con él. Fue en Pozoblanco, donde Josemari finalizaba su temporada 2014. JMM había estado bien con sus dos toros, pero perdió los trofeos en su segundo toro a causa del descabello. Cuando acabó la corrida fui a saludar al Maestro y le dije cariñosamente: “Maestro, ¿sabe por qué Josemari ha descabellado hoy así? Y un poco serio pero con cariño se me quedó mirando… “A ver…”. “Pues porque mata tan bien todos los toros, que no está acostumbrado a descabellar”. Aún resuena en mi interior la risa tímida y contagiosa del Maestro. Hablar con él era un privilegio, y estar a su lado era un continuo aprendizaje de toros, de la vida, del arte. 

entierro-manzanares-efe--575x323
Última vuelta al ruedo del Maestro en Alicante

Tal día como hoy hace un año, dejó de latir su corazón torero, la vida terrenal había finalizado. Pero empezaba la vida eterna, la vida que nunca muere en Manzanares. Se le recordará eternamente por haber sido uno de los mejores toreros de la historia, un referente para el toreo moderno. Los naturales aún no han terminado, no terminarán nunca. Lo que empezó una tarde de abril, acabó una mañana de otoño, pero no debemos llorar, sino cantar por bulerías y celebrar que vivió y que tuvimos la suerte de verlo, de sentirlo, de aprender de él. Homenajearle es homenajear la vida, el arte. ¡Gracias Maestro por existir, gracias Maestro por el legado que nos has dejado! 

Hasta aquí mi post de hoy, amigos… La semana que viene nos ‘colamos’ en la grabación de un videoclip muy flamenco. ¡¡Gracias por leerme!!

PD: Desde aquí quiero mandar todo mi cariño a los hijos del Maestro. Especialmente a mi amiga Yeyes, con la que he tenido oportunidad de hablar estos días. Sé que son momentos duros, pero Dios manda una fuerza especial. Quiero agradecerte tu amistad, tu ayuda y tu cariño. Tu padre te acompañará siempre, y aprovecha la mejor herencia que te ha dejado: esa sangre que corre por tus venas. Un beso enorme…. Como tú sueles decir ‘Muakatakaaaaa’.

Pepe Luis. 

Anuncios

4 thoughts on “Manzanares, un año de vida eterna

  1. Hola Pepe Luis!!!Desde que por casualidad (gracias a mi amigo Chema ;-p), leí el post de la entrevista a Genoveva Casanova, sigo tus posts y me encantan!!!Hablas de temas muy variados con mucho respeto y delicadeza.
    Sin duda en éste lo demuestras. Ambos, padre e hijo son dignos de admiración y respeto, y mucho más ahora, siendo tiempos difíciles para el mundo del toro.
    Gracias por estos pequeños regalos Pepe Luis!

    Marta

    Me gusta

    1. Hola Marta!!

      Qué gracia que me hayas descubierto a través de Chema jejeje. Mil gracias por comentarme y por tus piropos. La verdad que Manzanares padre e hijo son dos toreros únicos e irrepetibles. Y en cuanto a los temas, escribo sobre todo lo que se me ocurre y me gusta, con respeto y admiración e intentando no herir a nadie. Pero siempre con personalidad… Mil gracias de nuevo por comentar. Un beso fuerte,

      Pepe Luis.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s