César Cadaval: El humor del arte (I)

La satisfacción más grande que tenemos es una señora que nos llegó a decir que le habíamos quitado la depresión”. Estas palabras perfectamente pueden corresponder a un psicólogo o psiquiatra cualquiera. ¡Pero no! Es el humorista César Cadaval quien las pronuncia desde la sevillana plaza de Cuba, a escasos metros de la casa donde nació. Es mitad del dúo cómico Los Morancos, compositor y artista por antonomasia. Lleva más de 35 años cosechando éxitos sobre las tablas junto a su hermano Jorge y actualmente está llenando semana por semana el teatro Apolo en Barcelona con el espectáculo ‘Antónimos’.

Haciendo un alto en su frenética vida me da la oportunidad de conocerlo un poco mejor y, tras varias llamadas de por medio, conseguimos vernos una soleada mañana de enero en esa ciudad que tiene un color especial. Un color que César hizo internacional al componer la famosa rumba que ha sido interpretada por tantos grupos, como Los del Río o Siempre Así. Quedo advertido de que, aunque tarda en llegar, siempre llega. Por eso me hago a la idea y aprovecho la ocasión para pasear por Triana. Al final la espera merece la pena. Viene del campo acompañado de Patricia -su mujer-, que nos deja a solas con un vinito y una conversación sobre la mesa…

¿Con el arte se nace o se hace?

Se nace, pero al mismo tiempo se hace con el trabajo diario y los ensayos. Tener bien trabajado lo que vas a hacer te da derecho a que juegues con la improvisación. También hay que ejercer de artista.

Los Morancos Jóvenes.jpg
César y Jorge Cadaval (Foto: eldiariodetriana.es)

Es hijo de padre sevillano y madre catalana, de ellos le viene la gracia. Comenzó actuando con su hermano Jorge en los pubs de Sevilla. Después llegaron las galas benéficas y sin prevenirlo terminaron siendo lo que hoy conocemos. “Descubres tu vocación cuando te hace feliz en lo que estás trabajando”. De no haber sido humorista tiene clarísimo a qué se hubiese dedicado… “Yo soy un señorito andaluz, hubiera sido ganadero de reses bravas. Jorge yo creo que veterinario, y así se completaba todo. Él me miraba la ganadería y yo no me tenía que gastar el dinero en pagar veterinarios”.

Aunque está catalogado en un género, el sevillano aúna muchas cualidades artísticas. La más conocida es hacer reír a la gente, pero le siguen otras como la de compositor, como ya he comentado anteriormente. En su currículum se encuentra el privilegio de haber compuesto unas bulerías para el mismísimo Camarón de la Isla.

De todas tus facetas, ¿con cuál te quedas?

La principal mía. Disfruto una barbaridad con el humor. Aunque tengo otros placeres, quizás uno de ellos es componer canciones, que lo hago como hobbie.

¿De qué fuentes bebe un artista?

Yo de muchas. En general más de mi casa y de la calle, donde hay mucho ‘age’, mucha gracia. Realmente creo que uno nace así porque yo tengo la habilidad de componer canciones que por ejemplo Jorge no lo hace. Él tiene muchas más cualidades por otro lado.

¿De dónde viene Morancos?

De un sketch que hacíamos vestidos de moros y un hermano nuestro nos dijo ‘moros, morancos’, entonces se quedó ahí. Después ‘Los Morancos de Triana’, pero el nombre era muy largo y por cartelería se quedó en Los Morancos a secas. Una cosa rara porque es más normal que te llamen ‘Martes y 13’ que, por ejemplo, tiene su sentido. O Cruz y Raya. Pero se quedó ahí el nombre, nos gustó y encantados de la vida.

La carrera de los hermanos Cadaval dio un giro de 180 grados en la Nochevieja de 1984, cuando perdieron el anonimato. “Era un programa de fin de año que se llamaba ‘Viva 85’ con Concha Velasco. Lo retransmitía TVE y al ser la única cadena nos verían 20 millones de personas. Era un acontecimiento”. Hicieron de americanos cantando flamenco en inglés. “Al día siguiente nos miraba todo el mundo por la calle. Cambiaban las cosas porque nos colaban en el avión, el taxista no nos cobró… Yo le decía a Jorge: nos está mirando la gente’, y él me decía ‘claro gilipollas que ayer salimos en la tele’. Yo no era consciente de todo lo que había pasado”, recuerda el humorista.

Nuestra conversación se vio interrumpida hasta en tres ocasiones. Es el riesgo que hay que asumir cuando te sientas en la terraza de un bar con uno de los rostros más conocidos de España. No había persona que lo reconociese que no quisiese una foto con él. Impresiona la naturalidad y cercanía con la que trata a cada admirador. Aunque él asegura que cuando está en la calle es tímido. “Mucha gente confunde la timidez con que no soy tan simpático a lo mejor como Jorge. Al cabo de los años quizás se me ha quitado esa vergüenza. Al principio era complicado… Pero yo lo he llevado bien. Intento saludar a todo el mundo, ser correcto, educado. Es la base que me dejaron mis padres, y cuando vienen a saludarte lo hacen porque les gustas. Es recompensa y parte del trabajo”.

¿En algún momento se te subió la fama a la cabeza?

Creo que no. Tanto Jorge como yo hemos sabido estar a la altura siempre, aunque es muy difícil. La forma de ser predomina. Desde el primer día no nos creímos nada y eso la gente lo ha percibido por el cariño que nos demuestran en la calle.

PD: PARA LEER LA SEGUNDA PARTE HAZ CLIC AQUÍ: https://pepeluisblog.com/2016/04/08/cesar-cadaval-entrevista-2/

Un saludo a todos,

Pepe Luis. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s